Ojalá así fueran los gatos